Lenguaje corporal: saber utilizarlo

Lenguaje corporal: saber utilizarlo

En un periodo donde el número de parados sigue aumentando y donde los que nos encontramos en esta situación anómala, debemos prepararnos para hacer todo lo posible para salir de ella, yo me pregunto qué importancia tienen nuestros gestos en todo esto. Dicen los expertos en lenguaje corporal que mientras las palabras son el 7 por ciento del mensaje, nuestro lenguaje corporal puede tener una importancia en la transmisión del concepto de un 60 a un 80 por ciento y el tono de voz de un 20 a un 30 por ciento.

No sé si os ha pasado a vosotros en alguna entrevista qué os pregunten si sois del sitio en el que residís dependiendo de vuestro tono de voz. A mí me ha pasado recientemente y eso me ha llevado a meditar sobre la importancia que tiene no sólo nuestro CV sino también, toda nuestra persona, nuestro modo de hablar, de expresarnos, nuestra cara y nuestros gestos. Ellos pueden delatarnos. Ellos pueden hacer ver al entrevistador que todo lo que hemos contado en  nuestro CV es verdad o, por el contrario, pueden desvelar nuestras mentiras. Así que hoy me he interesado por este campo y he encontrado cuestiones muy interesantes.

Hay fallos que no debemos cometer en una entrevista de trabajo. Cuando estamos nerviosos, tendemos a la tensión  y esto puede jugar en nuestra contra. Es mejor estar relajados, con la confianza de que si te han llamado ya has pasado una criba y han visto en ti algo de interés para su empresa. Por ello no hay razón para la seriedad extrema. Uno de los fallos en los que caemos en las entrevistas de trabajo, es la ausencia de sonrisas. Esto puede hacer sentir al entrevistador que no tenemos entusiasmo por incorporarnos al puesto de trabajo. Con lo cuál, el primer consejo está claro: una sonrisa puede abrir más  puertas que cierra.

Por otro lado, tendemos siempre en los momentos de tensión a evitar una mirada directa. Esto dicen que es un error. La falta de contacto visual con nuestro entrevistador denota nuestro nerviosismo e incluso, una falta de confianza en nosotros mismos.

Un elemento  crucial es la figura de las manos y la posición de las piernas. El movimiento extremo debemos evitarlo pues refleja en una entrevista un alto grado de nerviosismo. Las palmas de las manos dicen mucho de nosotros. Para ir a una entrevista de trabajo no debemos descuidarlas. Con lo cuál, mira que tus uñas estén limpias porque eso mostrará mucho de ti y sobre todo, si eres una mujer y tiendes a pintarte las uñas, fíjate en que ese día estén bien, sin descuidarlas. En cuanto a la posición de las palmas, los expertos recomiendan que siempre las mantengamos extendidas pues mostrará que estamos relajados y somos sinceros. Los puños cerrados son síntoma de frustración y nerviosismo.

Y ahora preguntas claves. En una entrevista de trabajo, siempre dar la mano mejor que dos besos, mantén una separación recomendada de uno a tres metros de tu entrevistador y siempre ve con la verdad por delante, porque tarde o temprano, se darán cuenta de si has vendido humo o si tus conocimientos son ciertos.

 

AlinaCaravaca

Técnico de Marketing y Comunicación, licenciada en Periodismo por la Universidad de Málaga. Interesada por las nuevas tecnologías, creativa, perfeccionista y responsable.

About the author

AlinaCaravaca administrator

Técnico de Marketing y Comunicación, licenciada en Periodismo por la Universidad de Málaga. Interesada por las nuevas tecnologías, creativa, perfeccionista y responsable.

Facebook Comments:

Deja un comentario